Ir al contenido principal

Encuentro con Manos de lumbre



Cada vez que abro un libro siento que estoy accediendo a una región inédita que, por una o varias razones, me permite atisbar intersticios de otra realidad. No mencionaré las zonas de sentido soporíferas de las que huyo de inmediato, voy a referirme a lecturas que, desde el principio, modulan la realidad de una forma distinta, aterradora o hermosa, sombría o diáfana, pero siempre cautivadora, como Manos de lumbre, el trabajo literario más reciente de Alberto Chimal. Este volumen de seis relatos es un poderoso imán que ofrece tantas lecturas como realidades solapadas en cada uno de sus escenarios.
Los Leones del Norte inaugura este tomo con el soliloquio del maestro García, apenas interrumpido, que da cuenta de una vida profesional convertida en un palimpsesto miserable. El viejo autor que rumia su mediocre catástrofe personal, lo hace en medio de una atmósfera lúdica, allí la ironía pone en tela de juicio las nociones de creación y creatividad. ¿Denuncia la impostura ante el plagio velado de muchos escritores o se burla de sí mismo? Quizá haga ambas cosas mientras se dirige, tembloroso, hacia su final.
El ritmo de Los Leones del Norte me condujo de inmediato al segundo relato: Una historia de éxito. Aquí hallamos la crítica pertinaz a través de la voz narrativa, esta revela un guiño de la fatalidad tratando de romper la costra de la cosificación que rodea a una familia embrutecida, cautiva en el sinsentido de una sociedad alienada. Pero, como postula aquel verso maravilloso de Mallarmé: una tirada de dados jamás abolirá el azar.
El hilo conductor de estas narraciones empalma con Marina, un cuento extraordinario sobre el deseo juvenil y portales de lo desconocido. Chimal aborda esta historia desde una voz que, como en la hipnosis, nos guía lentamente hasta el extrañamiento que irrumpe en una habitación fantasmática y aplasta, con su peso ominoso, el deseo sexual de un ingenuo adolescente.
La segunda Celeste es una historia conmovedora y aterradoramente posible. La transgresión del orden establecido convierte la vida (finita) de Celeste en un proyecto de longevidad inaudito. La ciencia, con la frialdad que la caracteriza, experimenta en los dominios de la muerte, allí donde los valores éticos y las convenciones estéticas colindan con el horror. Ya no se trata del monstruoso Frankenstein creado en el anonimato de un laboratorio ficcional. En La segunda Celeste, articulada en la sociedad actual, las multinacionales, con el poder inimaginable que poseen, pueden patrocinar formas de inteligencia, o conciencia, como la llama el autor, que están «más allá del bien y del mal», aunque no pueden escapar de la incertidumbre ni de las paradojas. La alteridad queda enmascarada bajo el barniz científico y transforma a este relato en un escalofriante proyecto que, quizá, ahora mismo se está realizando en algún exclusivo centro hospitalario. 
Aún con la taquicardia que me produjo La segunda Celeste, ingresé a un Final feliz. Este relato se encuentra en una blanca oficina donde un hombre, aquejado por un malestar, busca ayuda en el jefe (y amigo) que lo confronta con su homosexualidad. Una vez más asistimos a una puesta en escena trazada con un fino humor que, no obstante, muestra al personaje como un fraude incapaz de confrontar(se), pero capaz de actuar como un embaucador que se estafa a sí mismo.
Este volumen, que leí de un tirón, cierra con Voy hacia el cielo. Esta inquietante historia remite a una indagación en la locura, a una búsqueda y rechazo de lo inexplicable. Los diálogos y reflexiones permiten percibir la violencia larvada que subyace en los escenarios magistralmente recreados por Alberto Chimal, y revelan la contingencia de un mundo insondable. 
Manos de lumbre contiene en sus páginas seis universos autónomos, ellos des-cubren que lo fantástico existe en las visiones huidizas de la realidad cotidiana, la cual no es más que la suma de un esfuerzo titánico por hacerla verosímil, coherente, encorsetada con el rigor de la lógica y la razón implacable para no enloquecer en medio del misterio diario en el que nos desenvolvemos.

Les Quintero


Comentarios

Entradas populares de este blog

Ante La ola detenida

Magdalena Yaracuy llega a Caracas con una misión encomendada en Madrid: hallar a Begoña, una chica que solo deja un rastro fantasmático en los espacios sórdidos de una ciudad donde la muerte y la traición son entidades omnipresentes que se mantendrán desde el principio hasta el final de La ola detenida, la novela más reciente de Juan Carlos Méndez Guédez. Magdalena es una detective que, aparte de sus aptitudes como investigadora, rinde culto a María Lionza, deidad femenina que reina en la Montaña de Sorte, en Yaracuy, de allí tomó el apellido que, al igual que su nombre, es un seudónimo. Juan Carlos Méndez Guédez orquesta en este thriller una historia trepidante, protagonizada por una mujer combativa que no se doblega ante marcos teóricos convencionales. Con el virtuosismo de un maestro, el autor articula su historia en la desaparición de Begoña, quien puede estar muerta, y con esa hebra imbrica una trama donde el suspenso y la acción van desmembrando el (des) orden establecido sobre i…

Bajo Los cielos de curumo

Los cielos de curumo es el título de la más reciente novela de Juan Carlos Chirinos. Esta inquietante historia inicia con un viaje en el sur del país y culmina en el norte, en una Caracas donde la oscura sombra de los zamuros, que ha escoltado la larga travesía de Osiris, se ensancha de manera pavorosa. Es significativo que, además de la presencia de las aves carroñeras, Osiris perciba un olor de avellana podrida. Esa pestilencia la acompaña a lo largo de su estadía en el país y se funde con el paisaje donde los carroñeros aguardan imperturbables hasta que la desesperanza aniquile el latido de los corazones. Una de las tantas lecturas que ofrece la fina urdimbre de esta historia, es la sempiterna danza de Eros y Thánatos, arcanos fundidos con la luz y la sombra que encarnan la fuerza vital de la vida y la desmesura escalofriante de la muerte. En Los cielos de curumo Eros bulle en la música de Totto y Mauro, en el piano de Pau, en el arte, en el Ávila como un amante exultante sobre la c…