Ir al contenido principal

Entrevisiones de la mujer canalla






Leer Lo que contó la mujer canalla se convirtió en rito de tardes calurosas, de escondite en una ciudad caótica, atolondrada. Esta hoja de ruta, trazada como poemario, es un hermoso refugio hecho de palabras donde Lena Yau rinde tributo al lenguaje que, a veces, explota y naufraga con la mujer canalla como tripulante del sinsentido discursivo. Ella (la poeta o su personaje) hurga en la vastedad de la lengua, busca y convoca mediante imágenes marinas el significado de las rutas lingüísticas que aparecen en ese océano tormentoso, aunque veces calmo, en el que viaja.

Las palabras, sobrevivientes de naufragios y hecatombes, acompañan a la mujer canalla en su peregrinar mientras busca un Ítaca sagrada que no menciona porque no existen nombres para ella, es una región de ensueño que pertenece al desorden onírico y al deseo. Por eso narra desde la nostalgia y el duelo asordinado por algas que mueren en orillas solitarias, por la soledad de la luz del faro que orienta y guía en medio de noches borrascosas. La voz lírica se ancla en palabras rotas, fragmentadas, en cifras que estallan y se convierten en estrellas de mar, en manglares y destellos de anémonas.

En las primeras líneas se advierten los temas que conforman una triada magnífica: el agua presente en las imágenes marinas y fluviales que presagian la vida, el parto y la exuberancia de la palabra. Sobre ese fondo acuático aparece el lenguaje como horizonte intangible, visión seductora, amante furtivo, inasible, que no puede nombrar la esencia de un aleteo suspendido -la caricia que gravita-. Y, finalmente, la búsqueda de algo ignoto, como los fulgores de un viaje azaroso por páginas, montañas y ríos. En cada verso se intuye la brújula de punteros temblorosos señalando letras que recorren la geografía imposible del poema, de la estrofa dislocada, de fracturas del lenguaje que enmudece ante la magia del instante, y Las palabras que somos estallan en el aire

La mujer canalla bucea en el misterio del lenguaje, del mundo hecho a partir del verbo, y trata de sostenerse en él, pero este se transforma en escalera de caracol, en corriente que arrastra la vida en una fuga eterna. La voz de la mujer canalla se convierte en transeúnte de noches marinas, se transfigura en tejido, en urdimbre, en instante y fuga.

La mujer canalla ondula en frases líquidas, próximas a ríos y mares, allí rompe fuentes y de su agua mana la vida, brota el habla como parto. Ella se relata desde el absurdo, desde la perplejidad hecha frase, y descubre en el agua la potencia cardinal de lo femenino. En esa instancia graba las claves íntimas que guardan el misterio de la existencia inmersa en la palabra, en un mar hecho de lenguaje, en el dado en el aire.



Les Quintero.
Caracas, 6 de agosto 2018

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ante La ola detenida

Magdalena Yaracuy llega a Caracas con una misión encomendada en Madrid: hallar a Begoña, una chica que solo deja un rastro fantasmático en los espacios sórdidos de una ciudad donde la muerte y la traición son entidades omnipresentes que se mantendrán desde el principio hasta el final de La ola detenida, la novela más reciente de Juan Carlos Méndez Guédez. Magdalena es una detective que, aparte de sus aptitudes como investigadora, rinde culto a María Lionza, deidad femenina que reina en la Montaña de Sorte, en Yaracuy, de allí tomó el apellido que, al igual que su nombre, es un seudónimo. Juan Carlos Méndez Guédez orquesta en este thriller una historia trepidante, protagonizada por una mujer combativa que no se doblega ante marcos teóricos convencionales. Con el virtuosismo de un maestro, el autor articula su historia en la desaparición de Begoña, quien puede estar muerta, y con esa hebra imbrica una trama donde el suspenso y la acción van desmembrando el (des) orden establecido sobre i…

Sauce de versos: heredero de ensueños

Sauce, eternamente verde. San Bernardo

La flama de la poesía fue centella/ abrasadora del texto/que en nuestra piel escribieron/ ansias y afectos. Así se inicia Sauce de versos, el primer poemario de Olivia Villoria Quijada. Este verso anuncia un avecinamiento con estancias subordinadas a un profundo erotismo, pero también a otros universos que se entrecruzan en la enunciación poética. Uno de esos universos está presente en el mismo título que evoca los insólitos parajes de las hadas, como lo afirma Katharine Briggs en su Diccionario de las hadas. El sauce en el mundo féerico desempeña un imaginario fantástico que queda reflejado en el estribillo de esta antigua canción de Somerset, recopilada por Ruth Tongue:
El olmo se lamenta/ el roble odia/ el sauce anda/ si viajas tarde.
La connotación siniestra que envuelve al árbol desenraizado en las noches, siguiendo a caminantes desprevenidos, tiene su antípoda en la tradición cristiana donde representa pureza y renacer perpetuo, en el Oriente…

Encuentro con Manos de lumbre

Cada vez que abro un libro siento que estoy accediendo a una región inédita que, por una o varias razones, me permite atisbar intersticios de otra realidad. No mencionaré las zonas de sentido soporíferas de las que huyo de inmediato, voy a referirme a lecturas que, desde el principio, modulan la realidad de una forma distinta, aterradora o hermosa, sombría o diáfana, pero siempre cautivadora, como Manos de lumbre, el trabajo literario más reciente de Alberto Chimal. Este volumen de seis relatos es un poderoso imán que ofrece tantas lecturas como realidades solapadas en cada uno de sus escenarios. Los Leones del Norte inaugura este tomo con el soliloquio del maestro García, apenas interrumpido, que da cuenta de una vida profesional convertida en un palimpsesto miserable. El viejo autor que rumia su mediocre catástrofe personal, lo hace en medio de una atmósfera lúdica, allí la ironía pone en tela de juicio las nociones de creación y creatividad. ¿Denuncia la impostura ante el plagio vel…