Ir al contenido principal

Entrevisiones de la mujer canalla






Leer Lo que contó la mujer canalla se convirtió en rito de tardes calurosas, de escondite en una ciudad caótica, atolondrada. Esta hoja de ruta, trazada como poemario, es un hermoso refugio hecho de palabras donde Lena Yau rinde tributo al lenguaje que, a veces, explota y naufraga con la mujer canalla como tripulante del sinsentido discursivo. Ella (la poeta o su personaje) hurga en la vastedad de la lengua, busca y convoca mediante imágenes marinas el significado de las rutas lingüísticas que aparecen en ese océano tormentoso, aunque veces calmo, en el que viaja.

Las palabras, sobrevivientes de naufragios y hecatombes, acompañan a la mujer canalla en su peregrinar mientras busca un Ítaca sagrada que no menciona porque no existen nombres para ella, es una región de ensueño que pertenece al desorden onírico y al deseo. Por eso narra desde la nostalgia y el duelo asordinado por algas que mueren en orillas solitarias, por la soledad de la luz del faro que orienta y guía en medio de noches borrascosas. La voz lírica se ancla en palabras rotas, fragmentadas, en cifras que estallan y se convierten en estrellas de mar, en manglares y destellos de anémonas.

En las primeras líneas se advierten los temas que conforman una triada magnífica: el agua presente en las imágenes marinas y fluviales que presagian la vida, el parto y la exuberancia de la palabra. Sobre ese fondo acuático aparece el lenguaje como horizonte intangible, visión seductora, amante furtivo, inasible, que no puede nombrar la esencia de un aleteo suspendido -la caricia que gravita-. Y, finalmente, la búsqueda de algo ignoto, como los fulgores de un viaje azaroso por páginas, montañas y ríos. En cada verso se intuye la brújula de punteros temblorosos señalando letras que recorren la geografía imposible del poema, de la estrofa dislocada, de fracturas del lenguaje que enmudece ante la magia del instante, y Las palabras que somos estallan en el aire

La mujer canalla bucea en el misterio del lenguaje, del mundo hecho a partir del verbo, y trata de sostenerse en él, pero este se transforma en escalera de caracol, en corriente que arrastra la vida en una fuga eterna. La voz de la mujer canalla se convierte en transeúnte de noches marinas, se transfigura en tejido, en urdimbre, en instante y fuga.

La mujer canalla ondula en frases líquidas, próximas a ríos y mares, allí rompe fuentes y de su agua mana la vida, brota el habla como parto. Ella se relata desde el absurdo, desde la perplejidad hecha frase, y descubre en el agua la potencia cardinal de lo femenino. En esa instancia graba las claves íntimas que guardan el misterio de la existencia inmersa en la palabra, en un mar hecho de lenguaje, en el dado en el aire.



Les Quintero.
Caracas, 6 de agosto 2018

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poemas con destino

Poemas con destino, primer poemario de Fernando Mariño, es una declaración de amor en clave lírica, declaración que contiene, además, una confesión amorosa. La doble función poética del término expresivo se convierte en huella inmarcesible que, no obstante, marca todos los senderos posibles que conducen hacia la mujer amada; diosa mortal que ilumina, como lumbre estremecida, la escritura del poeta. Fernando Mariño en Poemas con destino traza una hoja de ruta que guía al reencuentro con el sueño, con el erotismo inscrito en una elusiva mujer. La voz poética indaga y propone; exige y declara hasta volverse murmullo, susurro que se diluye en ausencias. El autor hace un arqueo de emociones, de miradas y recuerdos que articula en una dimensión íntima, tutelada por dioses primordiales del amor infinito, eterno, imposible.

Jason Maldonado

Sauce de versos: heredero de ensueños

Sauce, eternamente verde. San Bernardo

La flama de la poesía fue centella/ abrasadora del texto/que en nuestra piel escribieron/ ansias y afectos. Así se inicia Sauce de versos, el primer poemario de Olivia Villoria Quijada. Este verso anuncia un avecinamiento con estancias subordinadas a un profundo erotismo, pero también a otros universos que se entrecruzan en la enunciación poética. Uno de esos universos está presente en el mismo título que evoca los insólitos parajes de las hadas, como lo afirma Katharine Briggs en su Diccionario de las hadas. El sauce en el mundo féerico desempeña un imaginario fantástico que queda reflejado en el estribillo de esta antigua canción de Somerset, recopilada por Ruth Tongue:
El olmo se lamenta/ el roble odia/ el sauce anda/ si viajas tarde.
La connotación siniestra que envuelve al árbol desenraizado en las noches, siguiendo a caminantes desprevenidos, tiene su antípoda en la tradición cristiana donde representa pureza y renacer perpetuo, en el Oriente…