Ir al contenido principal

Los rayos también terminan en el abismo


Los rayos también terminan en el abismo, primera novela de Joaquín Ferrer, es una historia que bordea el filo onírico donde un personaje narra su incapacidad para escribir una novela. El discurso, suerte de monólogo atolondrado, rinde homenaje a los escritores Ednodio Quintero, Pancho Massiani, Enrique Vilas-Mata y Gabriel García Márquez, entre otras voces que se dejan escuchar desde la soledad y el miedo del personaje que pospone una y otra vez la tarea de escribir, mientras la ansiedad lo hunde en la frustración.
Joaquín Ferrer articula sus rayos en las confesiones del personaje, y las anécdotas que lentamente van desvaneciendo la frontera que separa la realidad (siempre huidiza) de la ficción que, desde el abismo, se erige como como imagen, como hecho. Una de estas imágenes que surgen del abismo, es la violencia emplazada en territorios mexicanos bajo la figura de unos hijos difusos, en la memoria de un padre aún más desdibujado en su propia narración.
El personaje, verdugo de sí mismo, es llevado por la introspección hacia una aventura metatextual, en la que terrores y transgresión constituyen estelas fulgurantes, matizadas de ironía y humor negro. Los pasos de humo de Ednodio Quintero, tal vez son las huellas que sigue el aspirante a escritor, en los paisajes góticos en los que debe elegir qué ruta tomar para su liberación, mientras se relata a sí mismo tratando de reificar el tiempo en el fondo brumoso del ensueño narrativo.
Les Quintero

Comentarios

Entradas populares de este blog

Primavera en Valdemoro, la más reciente creación literaria de Fernando Mariño es un viaje al centro de la memoria, una crónica familiar que relata la búsqueda incasable de un hijo que, durante años, rastreó las huellas de su padre hasta que finalmente lo halla en una ciudad lejana, en medio de una primavera inolvidable. Fernando Mariño, con la sensibilidad artística que lo caracteriza, narra el itinerario de su viaje apoyándose en el lenguaje como vehículo hacedor de realidades e instancia que nos comunica con el otro, con la otredad. Asimismo, también recurre a imágenes cargadas de una insólita belleza que describen la hondura del sentimiento hacia la figura paterna y las emociones imbricadas en el recuerdo. El autor reelabora pasadizos medulares mediante reminiscencias que conectan con el pasado. Cada galería es un vaso comunicante con su niñez, con su padre y con Lili, la mujer que se mantiene en el núcleo de la historia y se relata desde los bordes irregulares de un amor que fue exp…

Mundos diagonales

Mundos diagonales, de Javier Domínguez, ganador de la primera edición del Premio de Narrativa Lector Cómplice en la mención Cuento, es la puesta en escena de secretos, traiciones y deseos ocultos que emergen desde honduras insospechadas para articular su oscuro correlato en la realidad constitutiva de los personaje. En cada mundo diagonal la realidad se transforma lentamente para dar paso a otras calles y ciudades con sus ruinas y civilizaciones, sus miedos y alegrías, con sus propias pesadillas. Javier Domínguez ha delineado los Mundos Diagonales con trazos sugerentes, en ellos se percibe el desconcierto, el absurdo, el azar y las contradicciones que surcan los escenarios, pero no se circunscriben al orden establecido. Cada cuento revela la amarga realidad de seres que se encuentran en las complejas dimensiones de los sentimientos y demuestran que el ser humano no es unidimensional. Los ocho cuentos que componen Mundos Diagonales representan una metáfora de los universos que subyacen e…

Bitácora del amor

Bitácora de amor es un itinerario poético que se despliega en cada imagen y convoca la sensualidad y el erotismo en el encuentro de los amantes. Ligia Colmenares, artífice de cuadrantes y cuadernos de ruta que recogen correspondencias y analogías del discurso amoroso, imbrica con innegable belleza la imagen marina en la filigrana que conjuga las pasiones de encuentros y desencuentros en la rada, o en el mar de fondo que emerge en la piel de los amantes. La mirada indagadora de la poeta interroga el espacio inmarcesible, metáfora azul de plenitud, belleza y libertad, pero también de aislamiento y extravío, de soledad imponente deslizándose en el cabrillear de sus olas, y en la ardentía fosforescente que ilumina el silencio de oscuras madrugadas. Bitácora del amor nos muestra océanos entrelazados por zonas de sentido que hilan la urdimbre en la que se asienta el reino de imágenes reveladoras del amor y la fuerza que junta el cuerpo de los amantes en la entrega y, asimismo, nos deja ver la…