Ir al contenido principal

El clan perverso


El clan perverso es una novela negra a la altura de su tiempo. Su trama se imbrica en una lóbrega red de relaciones hilada entre los actores —principales y secundarios— de las mafias nacidas al calor de la industria energética mundial, del poder que emana de los cañones de las armas y de los fajos inmensos de dinero. Es en buena ley, una novela política, humana, policial y culta.

En sus páginas encontramos episodios funestos, terribles, casi roñosos. Pero asimismo, nos enfrentamos a una dinámica de interlocutores levantados, como casas firmes, a partir de sus propias decisiones. Es a ratos una polifonía vocal que conjuga tantas ondas que, por momentos, parecen mostrarnos un solo rostro: el de un ciudadano múltiple, cosmopolita, pansexual y autónomo en su necesidad de saber y transformar.


Cincelada a punta de bloques emocionales, conocemos de las peripecias de un preso político, que puede ser —o no— un viajero que retorna… que puede ser un hombre frente a sus padres… que puede ser sin problema alguno, también el íntimo imaginario de sus antagonistas… que puede ser una mujer, que descubre su sexualidad, la potencia del arte y que sufre y disimula lo inmerecido.

Los pasos de la trama no están solos, vemos a Venezuela frente al telón de fondo del mundo. Sirviendo de ejercicio demostrativo revela —en diversos planos— un secuestro que se corresponde metafóricamente a la Europa de principios de siglo; de cómo la Guerra Fría parece no haber terminado; de cómo rincones clave como Chacao y el Ávila, se pueden llevar más lejos de lo que el espectador común deduce de buenas a primeras.

El clan perverso también es un programa de lectura que mueve al individuo, al investigador, al científico social —a todo aquel al que le interesa la racionalidad económica para mejorar el mundo y no solo para ganar discusiones— a seguir la pista de la destrucción de instituciones plenamente visibles como el Estado, la familia, la movilidad social o invisibles como la capacidad de soñar o el derecho al alejamiento.
En los anversos y reversos del papel que sostiene esta historia, se afanan referencias a La Ilíada, La Odisea, a Dante, a Eurípides, a Las mil y una noches. Se consideran las causas y consecuencias de la guerra. Allí, no solo la voz del profesor habla de heroicidad de pergamino sino de la mismísima vida real.

El clan perverso es una novela internacional  repleta de museos, alcohol y drogas, de revelaciones, de terapia y de todo lo que de allí fluye: extremos de  belleza y  abyección.

El clan perverso es un plan de lectura, es un programa literario, es una novela de suspenso, es un recuento de la política contemporánea, que gravita en el convulso mundo de los países cuyas riquezas minerales, suelen ser más importantes que la vida y el bienestar de sus nacionales; de esos hombres, mujeres y niños que viven cegados por una turbación propagandística, que frecuentemente les permite comer, pero no alimentarse ni en el cuerpo ni en el alma.
Joaquín Ortega


Comentarios

Entradas populares de este blog

Entrevisiones de la mujer canalla

Leer Lo que contó la mujer canalla se convirtió en rito de tardes calurosas, de escondite en una ciudad caótica, atolondrada. Esta hoja de ruta, trazada como poemario, es un hermoso refugio hecho de palabras donde Lena Yau rinde tributo al lenguaje que, a veces, explota y naufraga con la mujer canalla como tripulante del sinsentido discursivo. Ella (la poeta o su personaje) hurga en la vastedad de la lengua, busca y convoca mediante imágenes marinas el significado de las rutas lingüísticas que aparecen en ese océano tormentoso, aunque veces calmo, en el que viaja.
Las palabras, sobrevivientes de naufragios y hecatombes, acompañan a la mujer canalla en su peregrinar mientras busca un Ítaca sagrada que no menciona porque no existen nombres para ella, es una región de ensueño que pertenece al desorden onírico y al deseo. Por eso narra desde la nostalgia y el duelo asordinado por algas que mueren en orillas solitarias, por la soledad de la luz del faro que orienta y guía en medio de noches…

Ante La ola detenida

Magdalena Yaracuy llega a Caracas con una misión encomendada en Madrid: hallar a Begoña, una chica que solo deja un rastro fantasmático en los espacios sórdidos de una ciudad donde la muerte y la traición son entidades omnipresentes que se mantendrán desde el principio hasta el final de La ola detenida, la novela más reciente de Juan Carlos Méndez Guédez. Magdalena es una detective que, aparte de sus aptitudes como investigadora, rinde culto a María Lionza, deidad femenina que reina en la Montaña de Sorte, en Yaracuy, de allí tomó el apellido que, al igual que su nombre, es un seudónimo. Juan Carlos Méndez Guédez orquesta en este thriller una historia trepidante, protagonizada por una mujer combativa que no se doblega ante marcos teóricos convencionales. Con el virtuosismo de un maestro, el autor articula su historia en la desaparición de Begoña, quien puede estar muerta, y con esa hebra imbrica una trama donde el suspenso y la acción van desmembrando el (des) orden establecido sobre i…

Sauce de versos: heredero de ensueños

Sauce, eternamente verde. San Bernardo

La flama de la poesía fue centella/ abrasadora del texto/que en nuestra piel escribieron/ ansias y afectos. Así se inicia Sauce de versos, el primer poemario de Olivia Villoria Quijada. Este verso anuncia un avecinamiento con estancias subordinadas a un profundo erotismo, pero también a otros universos que se entrecruzan en la enunciación poética. Uno de esos universos está presente en el mismo título que evoca los insólitos parajes de las hadas, como lo afirma Katharine Briggs en su Diccionario de las hadas. El sauce en el mundo féerico desempeña un imaginario fantástico que queda reflejado en el estribillo de esta antigua canción de Somerset, recopilada por Ruth Tongue:
El olmo se lamenta/ el roble odia/ el sauce anda/ si viajas tarde.
La connotación siniestra que envuelve al árbol desenraizado en las noches, siguiendo a caminantes desprevenidos, tiene su antípoda en la tradición cristiana donde representa pureza y renacer perpetuo, en el Oriente…