Ir al contenido principal

Brevos y braves


Leer a Luis Barrera Linares es estar dispuesto a meterse de lleno a un mundo lúdico ejercido y (re)creado por las palabras. Desde su primera obra narrativa publicada hasta esta que está en sus manos ha sido la constante. Ese juego del doble sentido, de la ironía y del humor bien llevado, entre otros aspectos, forma parte de “Brevos y braves”, disculpen, Bravos y breves.
La primera parte del libro está dedicada a los breves, en donde desde la A hasta la Z, nos presenta un jocoso catálogo de tipos de escritores que, al momento de leerlo, produce una inevitable resonancia con éstos, es decir, con algunos que conocemos o que pudiéramos llegar a conocer. No obstante, Barrera Linares se identifica con alguna letra del abecedario -sin llegar a revelar cuál- y reconoce que todo escritor tiene su “egoteca” siempre activa y al acecho. Como llama él mismo a sus breves, un “humilde breviario” en el que más de uno se verá reflejado.
En la segunda parte, los bravos, la coloratura de lo narrado va de la mano de un país sumido en la violencia, en donde se deja ver un entramado duro e inquietante. Aquí está presente un grupo de venezolanos que migra del país, mostrando las vicisitudes que ello implica; una mujer con múltiples apetencias sexuales; una asesina muy letrada y mucho más.
Luis Barrera Linares considera que un autor debe darse por satisfecho cuando la ficción que escribe se transforma en realidad y no a la inversa. Breves y bravos es una muestra contundente de su propia teoría cuando en medio del pacto intrínseco que propone la lectura, logramos identificar aunque sea a un solo escritor con cualquiera de las categorías expuestas. ¿Es usted un bestseller siempre en potencia? Este libro es para usted, escoja su letra y no se ponga bravo.


Jason Maldonado

Comentarios

Entradas populares de este blog

Entrevisiones de la mujer canalla

Leer Lo que contó la mujer canalla se convirtió en rito de tardes calurosas, de escondite en una ciudad caótica, atolondrada. Esta hoja de ruta, trazada como poemario, es un hermoso refugio hecho de palabras donde Lena Yau rinde tributo al lenguaje que, a veces, explota y naufraga con la mujer canalla como tripulante del sinsentido discursivo. Ella (la poeta o su personaje) hurga en la vastedad de la lengua, busca y convoca mediante imágenes marinas el significado de las rutas lingüísticas que aparecen en ese océano tormentoso, aunque veces calmo, en el que viaja.
Las palabras, sobrevivientes de naufragios y hecatombes, acompañan a la mujer canalla en su peregrinar mientras busca un Ítaca sagrada que no menciona porque no existen nombres para ella, es una región de ensueño que pertenece al desorden onírico y al deseo. Por eso narra desde la nostalgia y el duelo asordinado por algas que mueren en orillas solitarias, por la soledad de la luz del faro que orienta y guía en medio de noches…

La urdimbre y el araguaney

La urdimbre y el araguaney es la nueva novela de Rodrigo Lares Bassa quien, con su magnífico libro de relatos Hombres de café, debutó en la narrativa venezolana. Un año después nos sorprendió con la belleza de su primera novela Hilos de esperanza en la edición realizada por Lector Cómplice para Venezuela, ya que había sido publicada un par de años antes en España. Rodrigo, un narrador innato, vuelve al mundo editorial con El vals de los ángeles sin alas, una novela que nos conecta con la magia y la fortaleza del amor rasgando las tinieblas con sus rayos de luz diamantina. Si en las tres primeras obras narrativas el autor traza una poética de lo telúrico, en La urdimbre y el araguaney, novela contextualizada en un ambiente urbano, la dimensión agreste permanece como telón de fondo silencioso, no obstante, se vincula con Honorio y otros personajes mediante la memoria retrospectiva que sacude los recuerdos del protagonista. Asimismo, el flashback en la voz del narrador es testimonio de la…

Poemas con destino

Poemas con destino, primer poemario de Fernando Mariño, es una declaración de amor en clave lírica, declaración que contiene, además, una confesión amorosa. La doble función poética del término expresivo se convierte en huella inmarcesible que, no obstante, marca todos los senderos posibles que conducen hacia la mujer amada; diosa mortal que ilumina, como lumbre estremecida, la escritura del poeta. Fernando Mariño en Poemas con destino traza una hoja de ruta que guía al reencuentro con el sueño, con el erotismo inscrito en una elusiva mujer. La voz poética indaga y propone; exige y declara hasta volverse murmullo, susurro que se diluye en ausencias. El autor hace un arqueo de emociones, de miradas y recuerdos que articula en una dimensión íntima, tutelada por dioses primordiales del amor infinito, eterno, imposible.

Jason Maldonado