Ir al contenido principal

¿Caracas, 2084? Algunas palabras sobre Jinete a pie de Israel Centeno


      Caracas, o una posible Caracas del futuro, sirve de marco geográfico a la trama de Jinete a pie, novela escrita por Israel Centeno. El clima es envolvente, el paisaje está impregnado de decadencia y sus personajes son espectros a semejanza de un burdel orwelliano. En Roberto Morel recae el peso protagónico, es bajo su responsabilidad que los hechos cambian el curso para generar la catarsis necesaria propias de un sacudón; es un jinete a pie, en un ambiente donde hay cabida para lo deprimente, lo absurdo y lo tangencial.
      Un jinete a pie es en esa Caracas basada en la especulación, una persona sin motocicleta. El crack financiero provocó la caída abrupta de los precios del petróleo y con ello la instauración de la anarquía en una tierra totalmente dependiente del oro negro. Es ahí, donde los que hoy conocemos como colectivos, toman las calles y arengados por consignas y proclamas, hacen del ruido de las motos el sonido del terror, del pánico y de la muerte, situación que deja en desventaja a todo aquel que camine por los espacios abiertos, quedando en evidencia para ser víctima de un safari.
      El safari promueve la persecución de un peatón, se convierte en la diversión de los motociclistas y antes de darle la inevitable caza llevan a la presa a estados de demencia deplorables. ¿Y los carros? También son víctimas de las motos, tal y como podemos observar en nuestro acontecer diario. Por momentos tiende a reinar la paz y se logran acuerdos frágiles de no agresión. Los peatones tienen derecho a tomar café en ciertas  panaderías y éstos, para escapar del miedo y del hambre comen turrones de auyama y beben infusiones de campanita.
      Roberto Morel es un peatón más, sobrevive, vale así decirlo, refugiado en un gueto, acompañado por un grupo de desposeídos. Es posible que con el nuevo orden los recuerdos se hayan esfumado y la amnesia se hace colectiva. Roberto se ve asaltado por las dudas de lo que pudo haber sido su vida anterior, su pareja y un hijo que partió a tierra lejana. Y una manera de salir de ese marasmo es confrontar el statu quo. Morel asesina a un motorizado en la panadería y se da inicio un safari en el que la mujer que pretende darle caza puede tener alguna conexión con su pasado.
      El grupo de alienados se une a la causa, alentados por la esperanza de encontrar un camino que los lleve a otra comarca, otra realidad. Por un breve período se esconden en las ruinas de una iglesia hasta que logran emprender la huída sin dejar de ser vistos por las palomas, los gatos y los tordos, animales cómplices de los motorizados que forman parte del engranaje de la ya enrarecida atmósfera. La persecución anuncia el desenlace de la historia, la ruta de las mil y una probabilidades.
      Jinete a pie es una novela con pasajes intrincados que requiere de un lector dispuesto a desenmarañarlos, ausente por momentos de cierta lógica para sumergirse en un surrealismo oscuro y desalentador. Los recuerdos, como piezas de un engranaje, buscan el lugar apropiado en un universo yuxtapuesto e inverosímil. Una novela como ésta, sicológica, política, con tintes de ficción distópica aspira a abrir el cauce de un ramillete de obras en las que el autor descargue el pesimismo sobre la continuidad del modelo actual marcado por la indolencia del hombre y la acentuada velocidad de los cambios producto de los avances tecnológicos.

Nesfrán González Suárez

Comentarios

Entradas populares de este blog

Primavera en Valdemoro, la más reciente creación literaria de Fernando Mariño es un viaje al centro de la memoria, una crónica familiar que relata la búsqueda incasable de un hijo que, durante años, rastreó las huellas de su padre hasta que finalmente lo halla en una ciudad lejana, en medio de una primavera inolvidable. Fernando Mariño, con la sensibilidad artística que lo caracteriza, narra el itinerario de su viaje apoyándose en el lenguaje como vehículo hacedor de realidades e instancia que nos comunica con el otro, con la otredad. Asimismo, también recurre a imágenes cargadas de una insólita belleza que describen la hondura del sentimiento hacia la figura paterna y las emociones imbricadas en el recuerdo. El autor reelabora pasadizos medulares mediante reminiscencias que conectan con el pasado. Cada galería es un vaso comunicante con su niñez, con su padre y con Lili, la mujer que se mantiene en el núcleo de la historia y se relata desde los bordes irregulares de un amor que fue exp…

Bitácora del amor

Bitácora de amor es un itinerario poético que se despliega en cada imagen y convoca la sensualidad y el erotismo en el encuentro de los amantes. Ligia Colmenares, artífice de cuadrantes y cuadernos de ruta que recogen correspondencias y analogías del discurso amoroso, imbrica con innegable belleza la imagen marina en la filigrana que conjuga las pasiones de encuentros y desencuentros en la rada, o en el mar de fondo que emerge en la piel de los amantes. La mirada indagadora de la poeta interroga el espacio inmarcesible, metáfora azul de plenitud, belleza y libertad, pero también de aislamiento y extravío, de soledad imponente deslizándose en el cabrillear de sus olas, y en la ardentía fosforescente que ilumina el silencio de oscuras madrugadas. Bitácora del amor nos muestra océanos entrelazados por zonas de sentido que hilan la urdimbre en la que se asienta el reino de imágenes reveladoras del amor y la fuerza que junta el cuerpo de los amantes en la entrega y, asimismo, nos deja ver la…

La urdimbre y el araguaney

La urdimbre y el araguaney es la nueva novela de Rodrigo Lares Bassa quien, con su magnífico libro de relatos Hombres de café, debutó en la narrativa venezolana. Un año después nos sorprendió con la belleza de su primera novela Hilos de esperanza en la edición realizada por Lector Cómplice para Venezuela, ya que había sido publicada un par de años antes en España. Rodrigo, un narrador innato, vuelve al mundo editorial con El vals de los ángeles sin alas, una novela que nos conecta con la magia y la fortaleza del amor rasgando las tinieblas con sus rayos de luz diamantina. Si en las tres primeras obras narrativas el autor traza una poética de lo telúrico, en La urdimbre y el araguaney, novela contextualizada en un ambiente urbano, la dimensión agreste permanece como telón de fondo silencioso, no obstante, se vincula con Honorio y otros personajes mediante la memoria retrospectiva que sacude los recuerdos del protagonista. Asimismo, el flashback en la voz del narrador es testimonio de la…