Miradas íntimas



Miradas íntimas, el más reciente poemario de Olivia Villoria Quijada, devela en cada verso la precariedad de las emociones recluidas en instancias particulares del mundo femenino. Desde su título anuncia la puesta en escena de miradas que se posan en parcelas de la existencia para nombrar el dolor, las frustraciones, la enfermedad, los recintos de la casa. Las miradas van más allá del trasfondo del hogar, y denuncian los fríos aposentos donde la femineidad se enmascara con artificios que la alejan del ser auténtico. 

La voz poética convoca diosas míticas, cuidadoras del amor, de aposentos y pasiones soterradas en los laberintos de la psique. Cada mirada se vuelca al panteón sagrado del cosmos femenino, allí se refracta, se vuelve doble, como una melliza que devuelve la visión de eterna fuga hacia lejanas estrellas, hacia la ocre melancolía. Las Miradas íntimas se internalizan en los velos del romance diluyéndose en la niebla, en la nostalgia de recuerdos y deseos tatuados en la piel. 

Olivia Villoria Quijada recrea imaginarios en los que el silencio es un presagio simbólico, con él llega el insomnio cuando no lo espero, cuando no lo quiero. El poema manifiesta el absurdo y el azar de la soledad transfigurándose en imágenes que se afincan en la memoria y se sublevan contra los amaneceres sin Eros. Estas miradas hablan desde un tiempo subjetivo, y por tanto, vigente en los territorios tutelados por las deidades del amor infinito. 

La poeta trasvasa emociones con una carga lírica y profunda que se dilata en la imagen, en el verso, en el espacio en blanco del aliento. El deseo se presenta en las evocaciones y las añoranzas y hace su parusía en el poema, en la voz que se desliza vehemente por el canto, plegaria silenciosa dirigida al arcano femenino que habita en el fuego sagrado del alma. 

Puedes contactar con la autora en su cuenta de Facebook:
https://www.facebook.com/olivia.villoriaquijada?fref=ts

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mundos diagonales

Los huesos de la luna

Confidencias de la noche