Ir al contenido principal

Miniguerra: tarea de los cuerpos


Miniguerra es una fragua simbólica donde el cuerpo, como abstracción, experimenta cuatro fases que revelan la condición proteica de la palabra. El Cuerpo sensual muestra la potencia liberadora mediante el erotismo, ingresando en un universo donde transforma los instantes fugaces de una mirada o un abrazo en momentos plenos y enriquecedores. La primera etapa del libro abre con el Eros como paradigma que amalgama los aspectos sagrados y profanos, fundamentales en la transmutación de las emociones. 

La tarea del Cuerpo social cumple una función indagadora y refleja sus impresiones mediante la voz poética. En ella se advierte cansancio y el cuestionamiento de aspectos sociales que apuntan hacia la toma de conciencia. Se evidencia el tránsito del estadio erótico hacia el entorno, el cual explora desde un enfoque conectado con la realidad que lo circunda. El mundo que se revela ante sí exhibe las grietas de un modelo decadente, inverosímil, absurdo hasta la nausea, el impase violento con estructuras del poder desmedido, donde la muerte y la usurpación de roles hacen su guardia, trasfiguran la palabra en un Cuerpo herido.

Este Cuerpo herido, aturdido por la confusión, se debate entre la confrontación de la contingencia y el deseo de producir cambios para rehacer un territorio con una cadencia distinta, para evitar la catástrofe. El Cuerpo herido es una metáfora del clamor por el restablecimiento de los valores y la libertad, por la sanación de un lugar ultrajado. Las imágenes poéticas de este texto dan cuenta del proceso que experimenta el ser al reconstruirse desde las profundidades del mundo subjetivo y la sensibilidad con la que el acontecer inmarcesible va reparando las fisuras del alma. 

El Cuerpo reconciliado es la puesta en escena de una lucha frontal entre la voz poética y un enemigo atomizado por el poder. Ya no hay clamor ni ruegos, sino una rebeldía inaudita que desafía al adversario y le advierte que combatirá sus ofensivas blandiendo la palabra como arma y amuleto. Las estelas líricas del Cuerpo Reconciliado señalan el lento transcurrir de un estado a otro, el cambio que se va operando en los imaginarios recónditos del ser, manifiestos en el caudal del símbolo que lo conduce hasta su más pura esencia. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mundos diagonales

Mundos diagonales, de Javier Domínguez, ganador de la primera edición del Premio de Narrativa Lector Cómplice en la mención Cuento, es la puesta en escena de secretos, traiciones y deseos ocultos que emergen desde honduras insospechadas para articular su oscuro correlato en la realidad constitutiva de los personaje. En cada mundo diagonal la realidad se transforma lentamente para dar paso a otras calles y ciudades con sus ruinas y civilizaciones, sus miedos y alegrías, con sus propias pesadillas. Javier Domínguez ha delineado los Mundos Diagonales con trazos sugerentes, en ellos se percibe el desconcierto, el absurdo, el azar y las contradicciones que surcan los escenarios, pero no se circunscriben al orden establecido. Cada cuento revela la amarga realidad de seres que se encuentran en las complejas dimensiones de los sentimientos y demuestran que el ser humano no es unidimensional. Los ocho cuentos que componen Mundos Diagonales representan una metáfora de los universos que subyacen e…

Bitácora del amor

Bitácora de amor es un itinerario poético que se despliega en cada imagen y convoca la sensualidad y el erotismo en el encuentro de los amantes. Ligia Colmenares, artífice de cuadrantes y cuadernos de ruta que recogen correspondencias y analogías del discurso amoroso, imbrica con innegable belleza la imagen marina en la filigrana que conjuga las pasiones de encuentros y desencuentros en la rada, o en el mar de fondo que emerge en la piel de los amantes. La mirada indagadora de la poeta interroga el espacio inmarcesible, metáfora azul de plenitud, belleza y libertad, pero también de aislamiento y extravío, de soledad imponente deslizándose en el cabrillear de sus olas, y en la ardentía fosforescente que ilumina el silencio de oscuras madrugadas. Bitácora del amor nos muestra océanos entrelazados por zonas de sentido que hilan la urdimbre en la que se asienta el reino de imágenes reveladoras del amor y la fuerza que junta el cuerpo de los amantes en la entrega y, asimismo, nos deja ver la…

Lectura para tiempos convulsos: Los codos del diablo

En una biblioteca de ficción podemos encontrar libros  que se  leen desde el romance, otros desde la intriga, la aventura y el terror entre muchos temas. Existen otros concebidos para describir el horror de la humanidad, los efectos y las secuelas de poblaciones en general. En este apartado destaca un libro de relatos titulado Los codos del diablo de la escritora Anabelle Aguilar Brealey publicado por la editorial Lector Cómplice en 2014.
La historia, y en especial la contemporánea, nos sorprende por sus adelantos en materia científico-tecnológica, precursores de las comodidades que disfruta el hombre en la actualidad, pero a su vez nos ha mostrado un lado oscuro a través del dolor que infringen los regímenes totalitarios que gobiernan desde la desolación y miseria en los países que se han visto afectados en algún lapso de tiempo, en unos por un corto período y en otros por décadas. Anabelle toma como punto de partida la angustia que viven sus personajes en medio de la encrucijada en l…