Ir al contenido principal

Miniguerra: tarea de los cuerpos


Miniguerra es una fragua simbólica donde el cuerpo, como abstracción, experimenta cuatro fases que revelan la condición proteica de la palabra. El Cuerpo sensual muestra la potencia liberadora mediante el erotismo, ingresando en un universo donde transforma los instantes fugaces de una mirada o un abrazo en momentos plenos y enriquecedores. La primera etapa del libro abre con el Eros como paradigma que amalgama los aspectos sagrados y profanos, fundamentales en la transmutación de las emociones. 

La tarea del Cuerpo social cumple una función indagadora y refleja sus impresiones mediante la voz poética. En ella se advierte cansancio y el cuestionamiento de aspectos sociales que apuntan hacia la toma de conciencia. Se evidencia el tránsito del estadio erótico hacia el entorno, el cual explora desde un enfoque conectado con la realidad que lo circunda. El mundo que se revela ante sí exhibe las grietas de un modelo decadente, inverosímil, absurdo hasta la nausea, el impase violento con estructuras del poder desmedido, donde la muerte y la usurpación de roles hacen su guardia, trasfiguran la palabra en un Cuerpo herido.

Este Cuerpo herido, aturdido por la confusión, se debate entre la confrontación de la contingencia y el deseo de producir cambios para rehacer un territorio con una cadencia distinta, para evitar la catástrofe. El Cuerpo herido es una metáfora del clamor por el restablecimiento de los valores y la libertad, por la sanación de un lugar ultrajado. Las imágenes poéticas de este texto dan cuenta del proceso que experimenta el ser al reconstruirse desde las profundidades del mundo subjetivo y la sensibilidad con la que el acontecer inmarcesible va reparando las fisuras del alma. 

El Cuerpo reconciliado es la puesta en escena de una lucha frontal entre la voz poética y un enemigo atomizado por el poder. Ya no hay clamor ni ruegos, sino una rebeldía inaudita que desafía al adversario y le advierte que combatirá sus ofensivas blandiendo la palabra como arma y amuleto. Las estelas líricas del Cuerpo Reconciliado señalan el lento transcurrir de un estado a otro, el cambio que se va operando en los imaginarios recónditos del ser, manifiestos en el caudal del símbolo que lo conduce hasta su más pura esencia. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Entrevisiones de la mujer canalla

Leer Lo que contó la mujer canalla se convirtió en rito de tardes calurosas, de escondite en una ciudad caótica, atolondrada. Esta hoja de ruta, trazada como poemario, es un hermoso refugio hecho de palabras donde Lena Yau rinde tributo al lenguaje que, a veces, explota y naufraga con la mujer canalla como tripulante del sinsentido discursivo. Ella (la poeta o su personaje) hurga en la vastedad de la lengua, busca y convoca mediante imágenes marinas el significado de las rutas lingüísticas que aparecen en ese océano tormentoso, aunque veces calmo, en el que viaja.
Las palabras, sobrevivientes de naufragios y hecatombes, acompañan a la mujer canalla en su peregrinar mientras busca un Ítaca sagrada que no menciona porque no existen nombres para ella, es una región de ensueño que pertenece al desorden onírico y al deseo. Por eso narra desde la nostalgia y el duelo asordinado por algas que mueren en orillas solitarias, por la soledad de la luz del faro que orienta y guía en medio de noches…

Ante La ola detenida

Magdalena Yaracuy llega a Caracas con una misión encomendada en Madrid: hallar a Begoña, una chica que solo deja un rastro fantasmático en los espacios sórdidos de una ciudad donde la muerte y la traición son entidades omnipresentes que se mantendrán desde el principio hasta el final de La ola detenida, la novela más reciente de Juan Carlos Méndez Guédez. Magdalena es una detective que, aparte de sus aptitudes como investigadora, rinde culto a María Lionza, deidad femenina que reina en la Montaña de Sorte, en Yaracuy, de allí tomó el apellido que, al igual que su nombre, es un seudónimo. Juan Carlos Méndez Guédez orquesta en este thriller una historia trepidante, protagonizada por una mujer combativa que no se doblega ante marcos teóricos convencionales. Con el virtuosismo de un maestro, el autor articula su historia en la desaparición de Begoña, quien puede estar muerta, y con esa hebra imbrica una trama donde el suspenso y la acción van desmembrando el (des) orden establecido sobre i…

Sauce de versos: heredero de ensueños

Sauce, eternamente verde. San Bernardo

La flama de la poesía fue centella/ abrasadora del texto/que en nuestra piel escribieron/ ansias y afectos. Así se inicia Sauce de versos, el primer poemario de Olivia Villoria Quijada. Este verso anuncia un avecinamiento con estancias subordinadas a un profundo erotismo, pero también a otros universos que se entrecruzan en la enunciación poética. Uno de esos universos está presente en el mismo título que evoca los insólitos parajes de las hadas, como lo afirma Katharine Briggs en su Diccionario de las hadas. El sauce en el mundo féerico desempeña un imaginario fantástico que queda reflejado en el estribillo de esta antigua canción de Somerset, recopilada por Ruth Tongue:
El olmo se lamenta/ el roble odia/ el sauce anda/ si viajas tarde.
La connotación siniestra que envuelve al árbol desenraizado en las noches, siguiendo a caminantes desprevenidos, tiene su antípoda en la tradición cristiana donde representa pureza y renacer perpetuo, en el Oriente…