Ir al contenido principal

El viaje de la flauta triste

Irene de Santos

El viaje de la flauta triste, primera creación literaria de Irene de Santos, cuenta una historia de amor que se inicia en la ciudad de Cádiz de 1783. La autora recrea escenarios cargados de memorias y los articula en tiempos que se amalgaman rítmicamente en las notas de la flauta que acompañó a Vicente López Alcalá en su angustiosa huida por mares encrespados hacia las lejanas Indias. 

Clara y Vicente se buscan en una danza perenne de encuentros y desencuentros a través de los descendientes que llevan tatuados el signo de un amor que parece inalcanzable. Una cinta, una vieja flauta y unos diarios ocultos en un baúl olvidado, recrean su historia para que Clara, descendiente que debe cerrar el largo ciclo de rupturas, recomponga el tejido fragmentado de las generaciones que la precedieron. De esta forma, Clara atisba el misterio del azar que subyace en su matrimonio con Vicente, y a partir de su hallazgo comienza a hilar de nuevo una trama cuyo el hilo conductor es una novela que da cuenta de su historia personal. 

La magia impera en la atmósfera de El viaje de la flauta triste, donde Clara, al tiempo que lee los diarios de sus antepasadas cruzándose con los antecesores de Vicente, se esmera en la reconstrucción de su casa, la única donde quiere vivir, que simboliza la resolución que la impulsa a luchar por su legado histórico, sentimental y espiritual. La sucesión de mujeres y hombres unidos por el recuerdo de la melancólica tonada de una flauta, se desplaza por las galerías del tiempo hasta desembocar en la artista, la mujer creadora capaz de transformar las hilachas de evocaciones remotas en hilos brillantes y multicolores, pero también fuertes y dignos para sujetar un amor a punto de naufragar.

El viaje de la flauta triste está publicada bajo el sello editorial Lector Cómplice.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Entrevisiones de la mujer canalla

Leer Lo que contó la mujer canalla se convirtió en rito de tardes calurosas, de escondite en una ciudad caótica, atolondrada. Esta hoja de ruta, trazada como poemario, es un hermoso refugio hecho de palabras donde Lena Yau rinde tributo al lenguaje que, a veces, explota y naufraga con la mujer canalla como tripulante del sinsentido discursivo. Ella (la poeta o su personaje) hurga en la vastedad de la lengua, busca y convoca mediante imágenes marinas el significado de las rutas lingüísticas que aparecen en ese océano tormentoso, aunque veces calmo, en el que viaja.
Las palabras, sobrevivientes de naufragios y hecatombes, acompañan a la mujer canalla en su peregrinar mientras busca un Ítaca sagrada que no menciona porque no existen nombres para ella, es una región de ensueño que pertenece al desorden onírico y al deseo. Por eso narra desde la nostalgia y el duelo asordinado por algas que mueren en orillas solitarias, por la soledad de la luz del faro que orienta y guía en medio de noches…

La urdimbre y el araguaney

La urdimbre y el araguaney es la nueva novela de Rodrigo Lares Bassa quien, con su magnífico libro de relatos Hombres de café, debutó en la narrativa venezolana. Un año después nos sorprendió con la belleza de su primera novela Hilos de esperanza en la edición realizada por Lector Cómplice para Venezuela, ya que había sido publicada un par de años antes en España. Rodrigo, un narrador innato, vuelve al mundo editorial con El vals de los ángeles sin alas, una novela que nos conecta con la magia y la fortaleza del amor rasgando las tinieblas con sus rayos de luz diamantina. Si en las tres primeras obras narrativas el autor traza una poética de lo telúrico, en La urdimbre y el araguaney, novela contextualizada en un ambiente urbano, la dimensión agreste permanece como telón de fondo silencioso, no obstante, se vincula con Honorio y otros personajes mediante la memoria retrospectiva que sacude los recuerdos del protagonista. Asimismo, el flashback en la voz del narrador es testimonio de la…

Poemas con destino

Poemas con destino, primer poemario de Fernando Mariño, es una declaración de amor en clave lírica, declaración que contiene, además, una confesión amorosa. La doble función poética del término expresivo se convierte en huella inmarcesible que, no obstante, marca todos los senderos posibles que conducen hacia la mujer amada; diosa mortal que ilumina, como lumbre estremecida, la escritura del poeta. Fernando Mariño en Poemas con destino traza una hoja de ruta que guía al reencuentro con el sueño, con el erotismo inscrito en una elusiva mujer. La voz poética indaga y propone; exige y declara hasta volverse murmullo, susurro que se diluye en ausencias. El autor hace un arqueo de emociones, de miradas y recuerdos que articula en una dimensión íntima, tutelada por dioses primordiales del amor infinito, eterno, imposible.

Jason Maldonado