Ir al contenido principal

Mientras la soledad



Un mal presagio, una duda perenne y algo parecido al amor... 


La galería de personajes del libro Mientras la soledad, de Milagros Quintero, nos muestra existencias que sufren de diversos desgarramientos, rupturas y vidas frustradas. La autora trata de expresar otro modo de ser que no da concesiones; ellos sueñan, pero no lo logran, luchan, pero no es fácil: aquí no hay nada gratis. Son seres descarnados donde se profundiza en la psique de cada uno, mostrando su dramatismo. Ellos están inmersos en una constante bruma que no es estática, tiene forma de torbellino, de vorágine interna muy angustiosa. 

En las narraciones hay una relación con el tiempo que es concluyente: El tiempo no pasa para quien no tiene cómo medirlo… El tiempo es alguien que está ahí, muy cerca, para burlarse de ti y contemplar tu ruina inevitable. Es interesante apreciar en estas narraciones los espejos o dobles que se presentan en los personajes. Necesitan de una compañía para mantenerse vivos. Unos son espejos de espejos. Ramón Eufrasio, en ¡Cállate gran Benis!, es el reflejo del muñeco. Ese ser domina al ventrílocuo, su dueño y lo lleva a los más insólitos comportamientos. 

Milagros Quintero titula este libro tomando en cuenta la característica más importante de los seres que pueblan estos cuentos: la soledad, pero también el silencio. La mayoría son seres solitarios y aún estando acompañados tienen una comunicación casi nula.  

Encontramos en algunos un un halo de misterio y un humor negro que nos produce una risa incontenible, con lágrimas heladas. Recordamos a Sheila con la boa enrollada desde su cintura con la cabeza en su hombro izquierdo, y gran Benis colocado en sus brazos como un bebé que muestra una sonrisa maliciosa. A Josué, El profesor, cuando fue arrestado por ser sospechoso del asesinato a su esposa, semidesnudo, con una toalla amarrada a la cintura, después haber hecho el amor con ella de forma poco ortodoxa. Inolvidable el pobre Rigoberto, al que se le fue el alma antes de morir, por lo que quedó flotando en el mar como una ballena encallada. 

La mayoría de las narraciones mantienen el suspenso pues tienen finales inesperados y en algunos casos la autora nos deja reflexionando sobre el desenlace, dando libertad al lector. Hay pasajes de gran dramatismo, como en Él llama los domingos, donde la injusticia contra los mayores se hace patente con esta anciana madre quien prepara los mejores bocadillos y arregla la casa para recibir a su hijo, quien se comporta de manera despectiva y desalmada. Milagros lo muestra simbólicamente: 

"Una de las rosas que compró el día anterior se había marchitado y sus pétalos caídos daban la impresión de que alguien los había regado a propósito sobre el mantel." 

Otra de las escenas más dramáticas del libro es en El delirio de una sonámbula, cuando ella es atada con gruesas correas que aprietan sin misericordia. La sonámbula manifiesta en su delirio que: 

“La libertad ahora, es quedarme quieta.” 

En estos cuentos cada quien vive a su manera, la mayoría no cómo quiere, si no como puede. Hay solamente dos personajes que tienen la capacidad de conducir su vida, al menos con cierta claridad, la madre repudiada por el hijo, quien no se desploma y Nazaret quien a pesar de sus dificultades tiene dominio de su persona. 

Milagros conduce con gran acierto a estos protagonistas hasta el acto final cuando se cierra el telón. Porque yo los percibo así, como actores, que son manejados por los hilos de la vida. Auguro a Milagros muchos éxitos con este libro, que es su primera creación literaria, y estoy segura de que mantendrá su impulso de creación, porque más allá de la necesidad de ser leídos, tenemos los escritores la urgencia de la escritura. 


Anabelle Aguilar Brealey. 
 Santiago de León de Caracas, 27 de noviembre del 2012

Nota: esta reseña es parte del texto, editado por Lector Cómplice, que fue leído por la presentadora Anabelle Aguilar Brealey, en el bautizo del libro en la librería Alejandría II.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Entrevisiones de la mujer canalla

Leer Lo que contó la mujer canalla se convirtió en rito de tardes calurosas, de escondite en una ciudad caótica, atolondrada. Esta hoja de ruta, trazada como poemario, es un hermoso refugio hecho de palabras donde Lena Yau rinde tributo al lenguaje que, a veces, explota y naufraga con la mujer canalla como tripulante del sinsentido discursivo. Ella (la poeta o su personaje) hurga en la vastedad de la lengua, busca y convoca mediante imágenes marinas el significado de las rutas lingüísticas que aparecen en ese océano tormentoso, aunque veces calmo, en el que viaja.
Las palabras, sobrevivientes de naufragios y hecatombes, acompañan a la mujer canalla en su peregrinar mientras busca un Ítaca sagrada que no menciona porque no existen nombres para ella, es una región de ensueño que pertenece al desorden onírico y al deseo. Por eso narra desde la nostalgia y el duelo asordinado por algas que mueren en orillas solitarias, por la soledad de la luz del faro que orienta y guía en medio de noches…

Ante La ola detenida

Magdalena Yaracuy llega a Caracas con una misión encomendada en Madrid: hallar a Begoña, una chica que solo deja un rastro fantasmático en los espacios sórdidos de una ciudad donde la muerte y la traición son entidades omnipresentes que se mantendrán desde el principio hasta el final de La ola detenida, la novela más reciente de Juan Carlos Méndez Guédez. Magdalena es una detective que, aparte de sus aptitudes como investigadora, rinde culto a María Lionza, deidad femenina que reina en la Montaña de Sorte, en Yaracuy, de allí tomó el apellido que, al igual que su nombre, es un seudónimo. Juan Carlos Méndez Guédez orquesta en este thriller una historia trepidante, protagonizada por una mujer combativa que no se doblega ante marcos teóricos convencionales. Con el virtuosismo de un maestro, el autor articula su historia en la desaparición de Begoña, quien puede estar muerta, y con esa hebra imbrica una trama donde el suspenso y la acción van desmembrando el (des) orden establecido sobre i…

Sauce de versos: heredero de ensueños

Sauce, eternamente verde. San Bernardo

La flama de la poesía fue centella/ abrasadora del texto/que en nuestra piel escribieron/ ansias y afectos. Así se inicia Sauce de versos, el primer poemario de Olivia Villoria Quijada. Este verso anuncia un avecinamiento con estancias subordinadas a un profundo erotismo, pero también a otros universos que se entrecruzan en la enunciación poética. Uno de esos universos está presente en el mismo título que evoca los insólitos parajes de las hadas, como lo afirma Katharine Briggs en su Diccionario de las hadas. El sauce en el mundo féerico desempeña un imaginario fantástico que queda reflejado en el estribillo de esta antigua canción de Somerset, recopilada por Ruth Tongue:
El olmo se lamenta/ el roble odia/ el sauce anda/ si viajas tarde.
La connotación siniestra que envuelve al árbol desenraizado en las noches, siguiendo a caminantes desprevenidos, tiene su antípoda en la tradición cristiana donde representa pureza y renacer perpetuo, en el Oriente…