Ir al contenido principal

Acordes del tiempo




Juntos, barcas obscuras
a la sombra amarradas,
nuestros cuerpos tendidos.
Las almas, desatadas,
lámparas navegantes
sobre el agua nocturna.
Regreso (fragmento). Octavio Paz

                                                                                                   

En una conversación con mi querido Jason Maldonado, le hablé acerca de mi nuevo proyecto literario, y él sin pensarlo dos veces me recomendó El mar profundo: historia de una reencarnación, la segunda novela de Jesús Chejín. Por supuesto la busqué de inmediato y comencé a leerla, en el acto quedé atrapada en esa narración donde uno de los protagonistas es el amor de dos seres que atraviesan tiempos insondables hasta rencontrase. El mar profundo bucea en los inciertos meandros de la mente humana para internalizarse en la existencia de vidas pasadas, y plantea un tema tan complejo como polémico: la inmortalidad del alma. Sin embargo, Jesús Chejín articula la trama en un sólido argumento que José Luis Casasnovas, psicólogo clínico, se encargará de fundamentar con hechos históricos, científicos y religiosos, además del panorama social que subyace en la historia, donde debe encontrar “las pruebas incontrovertibles” de su descubrimiento. 

El relato se inicia sobre mares turbulentos y continúa su travesía en medio de intrigas, espionaje, incredulidad, transgresiones y la puesta en escena de secretos insospechados que desembocan en un impase lógico con una realidad hecha de apariencias misteriosas y evanescentes. De El mar profundo emergen contradicciones que remecen la condición humana con sus aristas y visajes en un devenir perenne, también aflora un mosaico de percepciones que apuntan hacia la individualidad de cada ser humano como entidad precaria que confronta la contingencia. El principio de incertidumbre y el azar aparecen amalgamados con la urdimbre de lo irracional, donde se perciben voces inmutables que traspasan el silencio y trazan itinerarios sorprendentes. 

La historia de El mar profundo está estructurada en dos planos temporales: el pasado y el presente, una especie de intersección por donde los personajes se desplazan hacia escenarios contextualizados en España, Estados Unidos, un intervalo en la India y el final del azaroso viaje en Caracas. El discurso narratario se engrana con un lenguaje vital que refrenda lo lúdico, la ironía y el erotismo como aspectos constitutivos del alma, la casa de ser, como la denominó Heidegger. En estos elementos se aprecia una estética del juego que responde a fundamentos de carácter psicológico en los cuales el impulso lúdico y erótico están estrechamente vinculados con la creación artística y otros ámbitos subjetivos, como el instinto, que se convierte en un recurso fundamental para los personajes involucrados directamente en la historia de Anamaría y Juan Carlos. 

El hilo conductor conserva una tensión perfecta donde la coherencia y la cohesión discursiva, mantiene la trepidante aventura de los personajes en zonas limítrofes con las tinieblas cósmicas que ocultan la reencarnación. El mar profundo es un thriller denso, en el que resuenan incógnitas abisales que obligan a la indagación, el cuestionamiento, y la duda que los personajes deben esclarecer. ¿Existió Rodrigo de Triana? ¿Partieron de Palos Moguer las carabelas de Cristobal Colón, la madrugada del 3 de agosto de 1492? ¿El alma es inmortal? ¿Existe la reencarnación? Si es así, el postulado sobre la Predestinación, refutado por la Iglesia, quedaría revalidado como una verdad absoluta. La respuesta está en cada lector, te invito a leer El mar profundo, novela publicada por Editorial Panapo de Venezuela (2006). Disponible en todas las librerías del país y en Amazon:

Comentarios

Melodi y su sapiencia ha dicho que…
Hola, muy buenas noches (aquí en España). Tienes un gran blog y unas grandes entradas. Me quedé sorprendida al leer la palabra "obscuras", pensé que era una errata o que tendría otro significado a "oscuras", pero no, lo busqué en google y resulta que está bien escrito. Al igual que hoy vi la palabra "aprhender" y resulta que también está bien escrito... Una nunca se acuesta sin aprender algo nuevo. Te deseo mucha suerte con tu blog.

Ahora si me lo permites, me gustaría invitarte a mis dos blogs:
a) El primero: si te gusta leer literatura optimista y dirigido a la psicología positiva, y además, eres gran fan de los relatos de suspense, cartas de amor, etc (todo escrito por mí, claro está):
! DIARIO DE UNA CHICA POSITIVA ! http://insolitadimension.blogspot.com.es/

b) El segundo: si te gusta el mundo TOMB RAIDER (videojuegos, películas, modelos, cómics) o sí aún no conoces a la heroína cibernética más famosa del mundo: ! TOMB RAIDER MANÍA ! http://tombraidermania.blogspot.com.es/

Un gran abrazo desde Málaga.
Eliéser W. Ojeda M. ha dicho que…
Jesús Chejín es, sin duda, otro de esos valores desconocidos; pero interesante, que se nos oculta bajo la urdimbre de la crítica literaria como capullo a punto de eclosionar, elevar su vuelo, y agradar con el suave aleteo de su exquisita prosa, al lector. Sin embargo, esperar la crítica oficial a veces no es justo, y la "cuadritejida" Web Virtual se hace propicia para tantos escritores talentosos desconocidos: éste debe ser, con seguridad, uno de esos casos, leerlo es imprescindible y Lesbia Quintero, con su buena crítica, nos lo acerca alentando su lectura.

Entradas populares de este blog

Entrevisiones de la mujer canalla

Leer Lo que contó la mujer canalla se convirtió en rito de tardes calurosas, de escondite en una ciudad caótica, atolondrada. Esta hoja de ruta, trazada como poemario, es un hermoso refugio hecho de palabras donde Lena Yau rinde tributo al lenguaje que, a veces, explota y naufraga con la mujer canalla como tripulante del sinsentido discursivo. Ella (la poeta o su personaje) hurga en la vastedad de la lengua, busca y convoca mediante imágenes marinas el significado de las rutas lingüísticas que aparecen en ese océano tormentoso, aunque veces calmo, en el que viaja.
Las palabras, sobrevivientes de naufragios y hecatombes, acompañan a la mujer canalla en su peregrinar mientras busca un Ítaca sagrada que no menciona porque no existen nombres para ella, es una región de ensueño que pertenece al desorden onírico y al deseo. Por eso narra desde la nostalgia y el duelo asordinado por algas que mueren en orillas solitarias, por la soledad de la luz del faro que orienta y guía en medio de noches…

Ante La ola detenida

Magdalena Yaracuy llega a Caracas con una misión encomendada en Madrid: hallar a Begoña, una chica que solo deja un rastro fantasmático en los espacios sórdidos de una ciudad donde la muerte y la traición son entidades omnipresentes que se mantendrán desde el principio hasta el final de La ola detenida, la novela más reciente de Juan Carlos Méndez Guédez. Magdalena es una detective que, aparte de sus aptitudes como investigadora, rinde culto a María Lionza, deidad femenina que reina en la Montaña de Sorte, en Yaracuy, de allí tomó el apellido que, al igual que su nombre, es un seudónimo. Juan Carlos Méndez Guédez orquesta en este thriller una historia trepidante, protagonizada por una mujer combativa que no se doblega ante marcos teóricos convencionales. Con el virtuosismo de un maestro, el autor articula su historia en la desaparición de Begoña, quien puede estar muerta, y con esa hebra imbrica una trama donde el suspenso y la acción van desmembrando el (des) orden establecido sobre i…

Sauce de versos: heredero de ensueños

Sauce, eternamente verde. San Bernardo

La flama de la poesía fue centella/ abrasadora del texto/que en nuestra piel escribieron/ ansias y afectos. Así se inicia Sauce de versos, el primer poemario de Olivia Villoria Quijada. Este verso anuncia un avecinamiento con estancias subordinadas a un profundo erotismo, pero también a otros universos que se entrecruzan en la enunciación poética. Uno de esos universos está presente en el mismo título que evoca los insólitos parajes de las hadas, como lo afirma Katharine Briggs en su Diccionario de las hadas. El sauce en el mundo féerico desempeña un imaginario fantástico que queda reflejado en el estribillo de esta antigua canción de Somerset, recopilada por Ruth Tongue:
El olmo se lamenta/ el roble odia/ el sauce anda/ si viajas tarde.
La connotación siniestra que envuelve al árbol desenraizado en las noches, siguiendo a caminantes desprevenidos, tiene su antípoda en la tradición cristiana donde representa pureza y renacer perpetuo, en el Oriente…