Ir al contenido principal

Sauce de versos: heredero de ensueños



Olivia Villoria Quijada


Sauce, eternamente verde. San Bernardo


La flama de la poesía fue centella/ abrasadora del texto/que en nuestra piel escribieron/ ansias y afectos. Así se inicia Sauce de versos, el primer poemario de Olivia Villoria Quijada. Este verso anuncia un avecinamiento con estancias subordinadas a un profundo erotismo, pero también a otros universos que se entrecruzan en la enunciación poética. Uno de esos universos está presente en el mismo título que evoca los insólitos parajes de las hadas, como lo afirma Katharine Briggs en su Diccionario de las hadas. El sauce en el mundo féerico desempeña un imaginario fantástico que queda reflejado en el estribillo de esta antigua canción de Somerset, recopilada por Ruth Tongue:

El olmo se lamenta/ el roble odia/ el sauce anda/ si viajas tarde. 

La connotación siniestra que envuelve al árbol desenraizado en las noches, siguiendo a caminantes desprevenidos, tiene su antípoda en la tradición cristiana donde representa pureza y renacer perpetuo, en el Oriente se le considera árbol central, símbolo de la inmortalidad. Olivia Villoria Quijada ha sabido elegir con acierto un título que es transporte hacia la subjetividad, vehículo que conduce hasta cada verso amalgamado en el lirismo y en el ensueño.

La primera parte de Sauce de versos contiene catorce poemas que recorren los escenarios del mar donde las algas, las redes y los peces navegan en las profundidades marinas. Luego los versos se internalizan en la luna, en el sol desfalleciente del ocaso, y en secretos que se deslizan en las palabras. Cada estrofa revela acometidas íntimas del imaginario poético, en el juego incesante que no oculta la potencia de su deseo.

La segunda parte de este poemario está conformado por veinticuatro versos, movimientos entrañables que dan cuenta del ritmo y de la palabra, haciendo un juego especular donde uno se mira en la otra, y muestran su nostalgia múltiple titilando en los sentidos. El sauce se mantiene vigilante en la estética de una poesía devota, donde predomina la percepción de sí misma, un atisbarse en silencio para romper recuerdos que se desechan sin ambages/por no tener relevancia. La autora de Sauce de versos articula su poesía en el erotismo, la soledad, la ilusión, la nostalgia, y el deseo vivo que rememora instantes fugaces de un tiempo que se quiere apresar para siempre. La melancolía se percibe como angustia, llanto escondido en los pliegues de las palabras, del sauce, y los versos cómplices del ramalazo amoroso. Asimismo, la sensualidad aparece desbordante, en una entrega incendiaria, plena de cadencias y ritmos que se abrasan triunfantes.

Sauce de versos está publicado bajo el sello editorial Lector Cómplice, y abre la colección poesía. Puedes contactar a la autora en su cuenta de Facebook:
Correo electrónico: oliviavilloriaquijada@gmail.com

Comentarios

Agente Literaria ha dicho que…
¡Qué bella reseña! Seguramente es una obra excepcional...
Mina ha dicho que…
Magnífica reseña, mi querida Lector Cómplice, tus letras enlazadas al contenido de este poemario se hacen ese antojo apetitoso de adentrarse a la sensualidad y beber de esas nostalgias que nos regala Olivia en su poemario, un sauce que respira, que palpita y revive enraizandose en esos hermosos versos que transportan.
Éxtitos infinitos y que ese sauce respire mas allá de las fronteras, felicidades a Olivia y a tí por tan hermosa reseña.
Lector Cómplice ha dicho que…
Agente Literaria, mil gracias por pasar por este rincón de reseñas. Sí, Sauce de versos es una obra muy hermosa y profunda.
Lector Cómplice ha dicho que…
Mil gracias, Mina, por tu comentario y tus buenos deseos. Sauce de versos tiene una parte de ti, pronto estará en tus manos para que te acompañe en las noches. Un abrazo inmenso.

Entradas populares de este blog

Primavera en Valdemoro, la más reciente creación literaria de Fernando Mariño es un viaje al centro de la memoria, una crónica familiar que relata la búsqueda incasable de un hijo que, durante años, rastreó las huellas de su padre hasta que finalmente lo halla en una ciudad lejana, en medio de una primavera inolvidable. Fernando Mariño, con la sensibilidad artística que lo caracteriza, narra el itinerario de su viaje apoyándose en el lenguaje como vehículo hacedor de realidades e instancia que nos comunica con el otro, con la otredad. Asimismo, también recurre a imágenes cargadas de una insólita belleza que describen la hondura del sentimiento hacia la figura paterna y las emociones imbricadas en el recuerdo. El autor reelabora pasadizos medulares mediante reminiscencias que conectan con el pasado. Cada galería es un vaso comunicante con su niñez, con su padre y con Lili, la mujer que se mantiene en el núcleo de la historia y se relata desde los bordes irregulares de un amor que fue exp…

Bitácora del amor

Bitácora de amor es un itinerario poético que se despliega en cada imagen y convoca la sensualidad y el erotismo en el encuentro de los amantes. Ligia Colmenares, artífice de cuadrantes y cuadernos de ruta que recogen correspondencias y analogías del discurso amoroso, imbrica con innegable belleza la imagen marina en la filigrana que conjuga las pasiones de encuentros y desencuentros en la rada, o en el mar de fondo que emerge en la piel de los amantes. La mirada indagadora de la poeta interroga el espacio inmarcesible, metáfora azul de plenitud, belleza y libertad, pero también de aislamiento y extravío, de soledad imponente deslizándose en el cabrillear de sus olas, y en la ardentía fosforescente que ilumina el silencio de oscuras madrugadas. Bitácora del amor nos muestra océanos entrelazados por zonas de sentido que hilan la urdimbre en la que se asienta el reino de imágenes reveladoras del amor y la fuerza que junta el cuerpo de los amantes en la entrega y, asimismo, nos deja ver la…

La urdimbre y el araguaney

La urdimbre y el araguaney es la nueva novela de Rodrigo Lares Bassa quien, con su magnífico libro de relatos Hombres de café, debutó en la narrativa venezolana. Un año después nos sorprendió con la belleza de su primera novela Hilos de esperanza en la edición realizada por Lector Cómplice para Venezuela, ya que había sido publicada un par de años antes en España. Rodrigo, un narrador innato, vuelve al mundo editorial con El vals de los ángeles sin alas, una novela que nos conecta con la magia y la fortaleza del amor rasgando las tinieblas con sus rayos de luz diamantina. Si en las tres primeras obras narrativas el autor traza una poética de lo telúrico, en La urdimbre y el araguaney, novela contextualizada en un ambiente urbano, la dimensión agreste permanece como telón de fondo silencioso, no obstante, se vincula con Honorio y otros personajes mediante la memoria retrospectiva que sacude los recuerdos del protagonista. Asimismo, el flashback en la voz del narrador es testimonio de la…