Ir al contenido principal

Sauce de versos: heredero de ensueños



Olivia Villoria Quijada


Sauce, eternamente verde. San Bernardo


La flama de la poesía fue centella/ abrasadora del texto/que en nuestra piel escribieron/ ansias y afectos. Así se inicia Sauce de versos, el primer poemario de Olivia Villoria Quijada. Este verso anuncia un avecinamiento con estancias subordinadas a un profundo erotismo, pero también a otros universos que se entrecruzan en la enunciación poética. Uno de esos universos está presente en el mismo título que evoca los insólitos parajes de las hadas, como lo afirma Katharine Briggs en su Diccionario de las hadas. El sauce en el mundo féerico desempeña un imaginario fantástico que queda reflejado en el estribillo de esta antigua canción de Somerset, recopilada por Ruth Tongue:

El olmo se lamenta/ el roble odia/ el sauce anda/ si viajas tarde. 

La connotación siniestra que envuelve al árbol desenraizado en las noches, siguiendo a caminantes desprevenidos, tiene su antípoda en la tradición cristiana donde representa pureza y renacer perpetuo, en el Oriente se le considera árbol central, símbolo de la inmortalidad. Olivia Villoria Quijada ha sabido elegir con acierto un título que es transporte hacia la subjetividad, vehículo que conduce hasta cada verso amalgamado en el lirismo y en el ensueño.

La primera parte de Sauce de versos contiene catorce poemas que recorren los escenarios del mar donde las algas, las redes y los peces navegan en las profundidades marinas. Luego los versos se internalizan en la luna, en el sol desfalleciente del ocaso, y en secretos que se deslizan en las palabras. Cada estrofa revela acometidas íntimas del imaginario poético, en el juego incesante que no oculta la potencia de su deseo.

La segunda parte de este poemario está conformado por veinticuatro versos, movimientos entrañables que dan cuenta del ritmo y de la palabra, haciendo un juego especular donde uno se mira en la otra, y muestran su nostalgia múltiple titilando en los sentidos. El sauce se mantiene vigilante en la estética de una poesía devota, donde predomina la percepción de sí misma, un atisbarse en silencio para romper recuerdos que se desechan sin ambages/por no tener relevancia. La autora de Sauce de versos articula su poesía en el erotismo, la soledad, la ilusión, la nostalgia, y el deseo vivo que rememora instantes fugaces de un tiempo que se quiere apresar para siempre. La melancolía se percibe como angustia, llanto escondido en los pliegues de las palabras, del sauce, y los versos cómplices del ramalazo amoroso. Asimismo, la sensualidad aparece desbordante, en una entrega incendiaria, plena de cadencias y ritmos que se abrasan triunfantes.

Sauce de versos está publicado bajo el sello editorial Lector Cómplice, y abre la colección poesía. Puedes contactar a la autora en su cuenta de Facebook:
Correo electrónico: oliviavilloriaquijada@gmail.com

Comentarios

Agente Literaria ha dicho que…
¡Qué bella reseña! Seguramente es una obra excepcional...
Mina ha dicho que…
Magnífica reseña, mi querida Lector Cómplice, tus letras enlazadas al contenido de este poemario se hacen ese antojo apetitoso de adentrarse a la sensualidad y beber de esas nostalgias que nos regala Olivia en su poemario, un sauce que respira, que palpita y revive enraizandose en esos hermosos versos que transportan.
Éxtitos infinitos y que ese sauce respire mas allá de las fronteras, felicidades a Olivia y a tí por tan hermosa reseña.
Lector Cómplice ha dicho que…
Agente Literaria, mil gracias por pasar por este rincón de reseñas. Sí, Sauce de versos es una obra muy hermosa y profunda.
Lector Cómplice ha dicho que…
Mil gracias, Mina, por tu comentario y tus buenos deseos. Sauce de versos tiene una parte de ti, pronto estará en tus manos para que te acompañe en las noches. Un abrazo inmenso.

Entradas populares de este blog

Entrevisiones de la mujer canalla

Leer Lo que contó la mujer canalla se convirtió en rito de tardes calurosas, de escondite en una ciudad caótica, atolondrada. Esta hoja de ruta, trazada como poemario, es un hermoso refugio hecho de palabras donde Lena Yau rinde tributo al lenguaje que, a veces, explota y naufraga con la mujer canalla como tripulante del sinsentido discursivo. Ella (la poeta o su personaje) hurga en la vastedad de la lengua, busca y convoca mediante imágenes marinas el significado de las rutas lingüísticas que aparecen en ese océano tormentoso, aunque veces calmo, en el que viaja.
Las palabras, sobrevivientes de naufragios y hecatombes, acompañan a la mujer canalla en su peregrinar mientras busca un Ítaca sagrada que no menciona porque no existen nombres para ella, es una región de ensueño que pertenece al desorden onírico y al deseo. Por eso narra desde la nostalgia y el duelo asordinado por algas que mueren en orillas solitarias, por la soledad de la luz del faro que orienta y guía en medio de noches…

Ante La ola detenida

Magdalena Yaracuy llega a Caracas con una misión encomendada en Madrid: hallar a Begoña, una chica que solo deja un rastro fantasmático en los espacios sórdidos de una ciudad donde la muerte y la traición son entidades omnipresentes que se mantendrán desde el principio hasta el final de La ola detenida, la novela más reciente de Juan Carlos Méndez Guédez. Magdalena es una detective que, aparte de sus aptitudes como investigadora, rinde culto a María Lionza, deidad femenina que reina en la Montaña de Sorte, en Yaracuy, de allí tomó el apellido que, al igual que su nombre, es un seudónimo. Juan Carlos Méndez Guédez orquesta en este thriller una historia trepidante, protagonizada por una mujer combativa que no se doblega ante marcos teóricos convencionales. Con el virtuosismo de un maestro, el autor articula su historia en la desaparición de Begoña, quien puede estar muerta, y con esa hebra imbrica una trama donde el suspenso y la acción van desmembrando el (des) orden establecido sobre i…